Vincent Rosenblatt es un fotógrafo francés afincado en Río de Janeiro. En el año 1999 visitó por primera vez Brasil con una Beca de Intercambio de la Escuela Nacional Superior de Bellas Artes de París. Consciente de la fragmentación social entre la ciudad y las favelas que rodean a la misma, decide trasladarse allí y empieza a trabajar en un proyecto realizado en los morros (favelas) de Río, con adolescentes a los que se les enseña el manejo de la cámara y la formación necesaria para que desarrollen sus propios trabajos, pero permitiéndoles total libertad en cuanto a los temas que quisieran abordar y al modo de desarrollarlos.

Este proyecto da paso a la formación de la Agencia Olhares, por medio de la cual ayudan a los jóvenes a comercializar sus imágenes e incluso a convertirse en fotógrafos profesionales. El resultado de las ventas realizadas a través de la Agencia se divide en dos partes, un 60% para el autor y un 40% para el mantenimiento de la asociación.

Para estimular a los jóvenes se realizan exposiciones, tanto en Brasil como en otros países, en los que se cuenta con la participación y la presencia de los autores. Algunos de los miembros de la Agencia han conseguido situarse dentro del mundo profesional y otros han conseguido vender sus fotografías a la prensa incluso por 300 $, que equivale a algo más de lo que muchos de los habitantes de las favelas ganan como salario mensual.

En el año 2005 Vincent Rosenblatt empieza a trabajar en un proyecto personal y a documentar los bailes de Río, sobre todo el Funk, que a pesar de estar prohibido en casi todo el país reúne a miles de personas en grandes espacios. Cada semana se celebran entre 300 y 500 reuniones de adeptos al Funk. Vincent se siente irresistiblemente atraído por esa expresión cultural que hace temblar los cimientos de la sociedad convencional y cuyos códigos y coreografías sorprenden a los no iniciados.

En sus fotografías el autor recoge una gran variedad de imágenes de todos aquellos que participan en la velada, danzantes, diyeis, e incluso de la represión que en ocasiones se ejerce en los lugares de celebración. Sus fotografías han sido expuestas en la Maison Européenne de la Photography de París, y la muestra permanecerá abierta hasta el 10 de mayo.

Anuncios