No hay nada que me haga disfrutar más que entrar en una librería y descubrir un libro maravilloso, si además es de fotografía seguro que ese día me iré a dormir feliz. Y eso es lo que me ocurrió el otro día cuando vi el ejemplar de “aquí, tan lejos” de Pentti Sammallahti, una verdadera delicia visual. 
Pentti Sammallahti es un autor finlandés ampliamente reconocido en toda Europa y que sin embargo no es demasiado conocido en nuestro país, a pesar de haber realizado un par de exposiciones en España; una en la galería Valid Foto de Barcelona, en el 2010,  y otra en el museo Pablo Gargallo de Zaragoza este mismo año. 
Su fotografía con un fuerte y marcado carácter intimista nos muestra sobre todo paisajes fotográficos y animales, en especial perros, escogidos cuidadosamente pero con ese punto del instante o momento decisivo aprendido de quien en cierto modo fuera su mentor, Cartier-Bresson, el cual incluyo el trabajo de Sammallahti en la exposición que comisarió poco antes de su muerte y que llamó “Al gusto de”. 
Podría decirse que la fotografía de este autor nacido, en 1950 y tal vez ya predestinado para esta profesión, su abuela Hildur Larsson fure una reconocida fotógrafa de prensa que trabajó para el periódico Kaiku de Helsinki, es un tanto atemporal, se sitúa en los márgenes del tiempo. Los paisajes nevados de su tierra natal, los animales descansando en las calles de cualquier población de la India, o de cualquier otro lugar, los desafortunados moradores de las vías públicas, los campos sembrados, todo tiene cabida en las imágenes de Sammallahti. Pero al contrario de lo que ocurre con otros autores y a pesar de que no existe un hilo argumental en la extensa colección de instantáneas acumulada a lo largo de más de cincuenta años de profesión, Pentti Sammalahtti nos muestra todos esos lugares de una forma yo diría que casi poética, a la vez que austera. Contemplar sus cuidadas copias en blanco y negro transmite una especie de serenidad. 
La Beca que le concedió el estado finlandés en 1991, cuando era profesor de fotografía en la Escuela Superior de Arte y Diseño de Helsinki, donde es ahora Doctor Honoris Causa, le permitió realizar su trabajo durante 15 años sin tener que preocuparse de los aspectos más básicos de la existencia y de ese modo pudo viajar en una especie de vagabundeo, ávido y sin descanso, tanto por la propia Finlandia como por los países del este de Europa, Noruega, Gran Bretaña, África, China o la India. En sus imágenes realizadas a lo largo de esos años podemos ver la influencia de algunos de los fotógrafos a los que admiraba; así por ejemplo las fotografías tomadas en Hungría o Rumanía nos recuerdan a Josef Koudelka, mientras que las realizadas en la Irlanda Rural se asemejan más a las de Paul Strand. Sin embargo, en cualquiera de los dos casos, la mirada de Sammalahtti es más calida, más íntima. Se podría decir que va más allá de lo documental y que de un modo reflexivo nos muestra la comunión del hombre con su entorno. 
No he podido encontrar la página web del autor, por lo que deduzco que no tiene, sin embargo en photo-eye Gallery de SANTA FE puede verse una parte de su obra. Espero que disfrutéis tanto como yo lo he hecho y si tenéis la oportunidad de haceros con el libro no lo dudéis, merece la pena. 

http://www.photoeye.com/gallery/forms2/homepage.cfm?image=1&id=68149&imagePosition=1&Door=1&Portfolio=Portfolio7&Gallery=1

Anuncios